Marioneta

¿Qué es lo que tú quieres de mi, dímelo por favor, quiero saberlo de tus labios, no quiero que me lo digan otras personas, yo sé que me llamaran de esa forma, pero eso no me importa, solo quiero que seas tú la que me digas el por qué? ¡Hace tanto tiempo que vivimos juntos que ya no me acuerdo del día que comenzamos a ser uno entre tú y yo; pero el tiempo ha pasado y todo esta revuelto entre los dos! Yo quisiera ser el que comenzó esta historia y cuando seamos los dos personas más viejas entonces podremos comenzara y explicarnos el por qué de todo este problema que se ha creado entre tú y yo. ¡Me llaman lo que te he dicho, no quiero sentir tales palabras que hacen de mí, lo que no creo ser! Unos hilos invisibles se mueven a mi alrededor, levantan mis pies, se mueve mi cuerpo como si fuese un ser de palitos; tengo una cara que hace reír a todo el que me mira. Siento que mi corazón ha dejado de latir, no tengo frío, no tengo ganas de dormir, estoy muerto; sólo cuando tu quieres haces mover mi cuerpo, camino por las calles sin saber adónde voy, que es lo que tú has conseguido hacer con mi vida. ¿Puedes explicarme que es lo que ha pasado entre tú y yo, acaso no era lo que tú tanto querías, ahora qué, que es lo que tu mente quiere hacer de mi, cuéntame, a quien has conocido en este tiempo, dime como es, es más joven que yo, te quiere, tú sabes que él te ama, como es él, se parece a mí? Quiero ser una hoja de un viejo árbol que esta flotando sobre el viento que hace, mi corazón no lo siente, me muevo sin saber por qué, camino por lugares que nunca he caminado y cuando tú quieres me paro, camino y mis huesos crujen al dar unos pasos, es algo extraño todo cuanto siento, un mundo nuevo, todo cuanto me rodea nada se de este mundo. ¿Qué has hecho con mi persona, pienso que no tengo corazón y todo cuanto habíamos vivido se ha borrado de mi mente, pero si digo que pienso no es cierto, ya no queda en el interior de mí, nada, estoy vacio, no siento el recorrer de mi sangre por mis venas? ¿De qué estoy hecho, tú debes saberlo, pero tú has cambiado tanto que no tienes nada que decirme, te has vuelto hueca, en tu interior se han secados tus raíces y eres una mujer de paja y estas sobre un terreno que solamente los pájaros se paran sobre ti, y yo, a tu alrededor me tienes dando vueltas sobre una tierra baldía y seca, mis pies están llenos de polvo, no llevo zapatos, descalzo me hace dar vueltas y más vueltas por qué? ¡Quiero saberlo, tú alma esta tan cambiada que nada de cuanto habíamos hecho es cierto, tus ojos eran de un color azul claro, en aquellos tiempos yo estaba tan enamorado de ti que solo con mirarte sabía que era lo que tú deseabas de mí! Mil años he vivido y es ahora cuando te he conocido lo suficiente para ver de que estas hecha, tu bello cuerpo se movía con una dulzura que al verte caminar mis sentidos se trastornaban, y el deseo de poder poseerte era todo cuanto yo deseaba; hacíamos el amor, si sobre una cama con sabanas de sedas y encajes de Holanda, que hermosa era, tú tampoco te acuerdas, que es lo que ahora te ha hecho ser como eres en la actualidad. Tu mirada en estos momentos es diferente, el brillo de tus ojos ha cambiado tanto que me da miedo mirarte, siento que estas pensando en cómo reírte de mí, deja que el tiempo pase, él te dirá que es lo que te ha pasado con mis sueños, no era yo los sueños más bellos de toda tu vida. ¿Cuánto tiempo piensas tenerme de esta forma, camino por las calles, y las personas que me ven serien con solo mirarme, se burlan de mi persona, hacen corre tantas habladurías que no sé adónde meterme para no enterarme de cuantas cosas hablan de mi? Sentí entre mis manos el tacto de tus pechos y los besaba con tal deseo que mi mente en aquellos tiempo estaba loca por tenerte a todas horas sobre tu lecho de flore; el tiempo ha cambiado tanto que ya no soy el que te hacía el amor tantas veces cuantas tú lo deseabas y ahora qué, por qué me has trasformado en lo que no se. ¡Ya no me besas mi boca, te da asco, siento que tus labios al besarme se retiran de los míos, noto como mi aliento no es el que era entonces! ¿Por qué no como, no duermo, no sueño, no sé nada de mí? ¡Dime por qué soy de esta manera de ser, yo tuve un corazón un tiempo, y desde que tú entraste en mi vida se ha tornado oscuro, la luz de mis ojos se apagaron un día, tu tenias en tus manos unas tijeras, y una bobina de hilo, yo te pregunté! ¿Paraqué, son las tijeras, tengo algún roto en mis ropas, acaso me he partido en pedazos para que tengas el hilo en tus manos, soy tu hombre, que te hace todo cuanto quieres, que es lo que piensas hacer de mi? ¡Claro yo te vi mirar a otro hombre que era más fuerte que yo, mejor vestido, llevaba un sombrero en sus manos y te gusto, no es cierto! Los niños que antes me querían ahora se burlan de mí, te piden que los dejes hacer conmigo cuanto ellos piensan, y tú se lo niegas; pero no se van de tu lado, hasta que no hacen el juego que ellos desean hacer. ¡Me llaman pinocho, todos se arriman a tu paso y no se van de tu lado hasta que no entramos en tu casa! Al entrar me dejas sobre una vieja cama, y cierras la puerta con llaves, sólo en la soledad de la habitación me quedo tendido sobre tu vieja cama, no siento lo que pasa en tu casa, no puedo oírte hablar con la persona que dejas entrar en tu alcoba, ya no soy el que tantas veces te tenía sobre el lecho de los sueños. ¡Qué pena ser lo que nadie desea ser para una mujer, yo sin haberlo deseado me has convertido en eso! Sin tener luz en la habitación en la cual me has tendido sobre tu cama, yo deseo moverme, no puedo, no siento mis piernas, como si fuese de palitos o de cañas, mi ropa es de colores, lo sé porque los niños al verme se reían de las ropas que tú me habías puesto. ¡Hasta dónde puede llegar un hombre al estar enamorado de una mujer, que es lo que ella puede hacer de una persona, ella te mira, tú te enamoras de ella, entonces es cuando en la oscuridad de la noche ella va creando a tu alrededor una tela de araña que no te deja moverte nunca más de su lado, te viste, te hace que tú no sientas lo que ella te ha metido en tu mente y cuando deseas marcharte ya no puedes caminar, los caminos de han cerrado, sólo eres un qué… no te lo puedo decir, me siento que ya no soy el que era en mis tiempos, ellos se fuero, aquellos vientos que se llevaron mi alma ya nada queda en mi interior que valga la pena contarte, soy un laberinto de cosas que no tienen sentido. Yo fui como tú ahora en estos tiempos; cuando tengas los años que yo he cumplido, ya veremos qué es lo que tú serás, hasta entonces nada puedo contarte, tú mismo me contaras que fue de aquella mujer que te hizo ser el hombre más feliz de toda la tierra. Todo cambia con el paso de la vida, nada es igual que entonces; cuando miras para tras, ves que estas sobre el mismo lugar que comenzaste a vivir, no te has movido de lugar, ella, sea marchado y te dejó enredado en esta tela de araña, que es lo que te espera, será lo mismo que yo, estar sobre una vieja cama que sin saber él por qué nadie te vuelve abrir la puerta; ella se acuesta con otro hombre; este será el tercero, no tiene nada que la satisfaga y necesita que durante toda la noche seas el hombre que ella se enamoró con toda sus fuerzas pero era una manera de hacer con los hombre lo mismo que ha realizado con mi persona y contigo, somos dos. Cuantos vendrán para que no estemos solos, no te lo puedo decir, pero las mujeres que son de esta manera no se pueden enamora de un solo hombre, necesitan los que pueda tener, sus cuerpos son tan maravillosos que su figura es la de una diosa y se pones tan hermosa que hay que ser todo un hombre que tenga todo cuento ella necesite; mucho dinero para llenarle la caja de los sueños. ¿Y qué será de ella cuando el espejo le diga hasta aquí has llegado, tu hermosura se terminó, mira lo que has realizado durante toda tu vida, su sonrisa no se abrirá de sus labios, llorara al ver cuántas persona ha convertido en marionetas, las cuales ella con su formidable cuerpo se burlaba de todo cuanto hacía; pero el tiempo pasa y también en su cuerpo, ya tiene arrugas sobre su piel, la que antes era suave como las escamas de un pez plateado, sus colores relucían por doquier, ya no le brillan sus ojos, tiene una sombra sobre ellos que no la deja abrirlos y cuando quiere mirar son los niños los que se ríen de ella, al ver que es una vieja que nadie la puede querer, se pinta, si, se pinta pero su cara ya no es la que era, es una viaja que se viste como sui fuese un payaso y nadie le dice ven, todos la dan de lado, y en una esquina muy oscura se sentara a esperar que el tiempo pase, su cuerpo será arrastrado por el viento que a nosotros nos hizo ver el camino que al haber caído en sus redes ella se burló de nosotros, ya ves en lo que estamos convertido; solo en unos palitos y unos hilos que se movían cuando ella misma los hizo con sus encantos con nuestro cuerpo. Marionetas si esos hemos sido durante nuestra vida, las cosas que pasan cuando uno son jóvenes y no tiene conocimiento, solo ve lo que brilla la hermosura y nada más, él no piensa que todo tiene un fin, solo cree que él es tan fuerte que puede vencer a una mujer. Imbécil esto es La vida y las mujeres no hay quien las pueda vencer, ya que nunca están hartas de hacer el amor, aun que sea con unas marionetas que es lo que somos en realidad en sus manos tan suaves que nuestro cuerpo intenta liberarse pero no puede, sus tela de araña es tan fuerte que nada te deja escapar. El forjador de sueños
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s