El molino de los sueños

El molino de los sueños

Alegrías, penas, llanos, sueños y recuerdos. ¡Que más te da a ti, si tú no tienes alma, tú sigues tu rodar y trituras sin mirar lo que yo quise olvidar con el paso de los tiempos! Esto es el comienzo de una de mis poesías, en ella les voy a relatar la historia que conlleva esta poesía. Cada persona al nacer tenemos en nuestro corazón un pequeño molino de viento, este va triturando todo lo que nos pasa y todo cuanto queremos conservar en nuestra mente, eso es lo que nos va pasando en nuestra vida, pero las cosas que deseamos que nadie nos las destruya no hay forma de que las podamos tener. ¡Quiero vivir y que nadie me recuerde mi pasado, solo estoy en mis pensamientos, y quisiera ser el dueño de esa mujer que yo quiero tanto! ¿De qué manera puedo enamorar a esa mujer, ella me tiene los sentidos perdidos, y no sé qué es lo que he de hacer para tener la suficiente capacidad para poder entra en su vida y tenerla a mi lado para el resto de mis días? Mi vida es la sombra de un árbol, no tengo vida propia, soy el viento de la vida, soy el viento que hace mover las nubes, el que arrastra las lluvias, el que te hace mover tus cabellos; el que no tiene frío, el que no siente nada por nadie, ese soy yo. ¿Para qué he nacido, si nada de lo que puedo hacer me satisface? En qué  mundo he venido a nacer; estoy en la soledad de las sombras, no tengo cuerpo para poder amar y ser amado. ¿En qué lugar de la tierra he nacido yo, si está lleno de seres humanos, y nadie me puede ver, soy la sombra de un árbol que un día se canso de estar siempre en el mismo lugar? ¡A nadie puedo tener a mi lado para que yo le pueda contar mis sueños, para eso he venido a este mundo, siempre he estado solo, y una vez que he decidido estar entre los seres humanos, y nadie puede verme! El sol atraviesa mi soledad, el tiempo hace que yo vaya envejeciendo, la vida para mí no tiene sentido, solo soy el molino de los sueños; y cuando el viento arrecia, hace que mis aspas se muevan, esto no tiene sentido dar vuelta y más vueltas para que nadie pueda tener sus pensamientos en sus cerebro. He de triturar los sueños de las  personas que aman y de las personas que desean olvidar sus males, y esa persona, soy yo. El molino, si un viejo molino que se está cayendo a pedazos y nadie viene a repararlo, mis paredes son tan viejas de un simple viento las derribará un día. Mientras tanto he de seguir haciendo mi trabajo, no es lo que a mí me gustaría hacer. ¿Dónde nace un río, sola la corriente puede saciar la sed de una persona, inundar la sequedad de un corazón mal herido, llenar el vacío de un pensamiento y ser el que arrastra las cosas que están inmóviles en esta tierra? ¡Me hiso una pregunta, si, el molino me dijo! ¿Te acuerdas de aquella barca, y del pobre marinero, mientras tejía sus redes lloraba con desconsuelo, ya temblaban sus manos, blanquecinos sus cabellos y el pitillo entre sus labios, apagado caía al suelo; miraba con amargura los remos de su velero, sus remos están podridos, y las velas están rajadas, y la quilla de mi barca está podrida por el tiempo, yo estoy junto a mi barca esperando que llegue el viento para subir por las olas que se llevase mis sueños? ¡Qué pregunta, tengo algo que ver con ese marinero, acaso soy el pescador, o tal vez fui en otros tiempos! ¿Cómo lo puedo saber si he nacido de viento y nada me detiene ni los sueños del barquero que está entre sus redes cosiendo se los sueños y cuando mira en la lejanía solo ve entre las brumas las  calles  de su viejo pueblo, él recuerda con cariño y no puede volver ya que los ojos de él están quedándose ciegos? De tanto llorar y de buscar entre las olas, a su lejana Andalucía que no recuerda, ya se le fueron sus tiempos, solo le queda su mente que es de color de los cielos. ¡Qué pena  llegar a viejo, sin tener junto a tu cuerpo el baúl de tus recuerdos! ¡Te has preguntado alguna vez si tú fuese el viento! ¿Qué harías de ti, adonde irías, te quedarías junto la persona que amas, te marcharías de donde estas para buscar nuevos horizontes que te dieran otra vida, tal vez sepas que hacer si tú fueses el viento; yo no lo sé ni de donde he yo vuelto, si antes estuve, ni porque soy el viento, para que estoy aquí si no valgo para mis sueños; dicen de mí que yo  trituro los sueños, para que hago tal cosa, y por qué soy el molino, si yo no tengo dueño? Sólo estoy, sólo vengo sólo estaría si tuviese tu cuerpo. ¿Pero los sueños son una realidad, si cuando tú sueñas estas dormida, o caso estas despierta, si soñar es de personas que viven dentro de un lugar que se llama lejanía? No se puede ver, pero se siente y se lleva dentro de ti, qué cosas tiene la vida, que es el amor, dímelo tú que lo sabes; yo jamás estuve enamorado, no sé lo que es un beso; nunca me mire en unos ojos, ni tuve delante de mí una mujer que me diese un beso para saber que se siente al estar enamorado. Busca dentro de mí, veras que estoy hecho de paja, sí, yo creo que soy un espanta pájaros clavado en la tierra para que los pobres pajarillos no se acerque a las siembras. ¿Es vida ser tal como soy, es mejor dejar de ser quien no deseo ser, esta es la cuestión de mi vida? ¡Nada fui, nada soy y nada deseo ser el día que mi cuerpo se valla, por los vientos y no pare de  soplar hasta que no pueda ver el hermoso firmamento, ese es mi destino; no quiero ser lo que conlleva ser, el dueño del viejo molino que va destruyendo todo cuanto ante mí se posa, para que no quede nada de mi; solo viejas palabras que hice al preguntar, por lo que era ser alguien que puede tener un sueño! ¡Un sueño, un beso, unos pechos donde mirarte y poder acariciarlos suavemente, besarlos con tus labios y ver como ella te besa y cómo se derrite su bello cuerpo! Las hojas se caen, se las lleva el viento, cuando llega el otoño, gritan con desespero, ven como de sus tallos son arrancadas, y se rompen por culpa de este maldito viento. Llega el invierno, las lluvias, el frio, las nubes y la nieve que cubre con su manto blanco los bancos de cemento, los que durante el verano se besaron tantos sueños y dijeron en silencio cuando llegue el verano nos veremos en este mismo lugar donde te di mi primer beso. Hojas muertas sobre la calzada, escoria de los tiempos basura que se ocultan en los rincones del cielo. Llueve bajo la lluvia, te mojas por dentro, tú cuerpo no dice nada porque estas con ella bajo un portal que no tiene dueño, nadie sale de la casa, nadie vive en ese lugar donde tus labios y los suyos están sellados por un beso. Silencio, se rompió la paz; está lloviendo en el cielo, las nubes traen relámpagos y arde el mismo infierno. ¿Vario si, por qué lo hago, si estoy variando de pensar? No sé lo que me digo, cuerdo, o mi mente está loca, quiero saberlo para no hacer leña de un pobre árbol que esta caído por culpa de este maldito viento. Un poema, si es mejor decir un poema, de que, de ti, te has mirado en mis ojos. ¿Qué vistes en ellos, te gusto el mirarme a mis ojos, si fue a si dime lo que vistes yo no puedo saberlo ya que si yo soy quien se mira, no veo nada, solo tinieblas, y una oscuridad que nubla mi mente, por qué, si me mirase en los tuyos tal vez viera lo que deseo ver en ti? Una palabra, un sueño, un deseo, un beso sí, eso, un beso de amor. ¡Cuántas ilusiones me hago yo mismo, habéis visto cosa igual, yo creo que no, pero si alguna vez vierais a una persona como yo llorando en la orilla del mar, veréis al viejo pescador cosiendo sus viejas redes, las que un día sirvieron para pescar los sueños y entonces era muy joven y podía soñar con tener un día entre sus brazos a la sirena de los mares la cual el pudo enamorar subida en su nueva barca donde de noche pescaba su verdaderos sueños, ya, su barca, está podrida y las velas son arrapos que no sirven para nada, la quilla de su vieja barca, ya  no sabe navegar sobre las olas del mar. ¿De qué le ha servido ser pescador, él fue  el que se quedó en la orilla de este mar en la distancia, y por más que miraba, no veía su lejana Andalucía, que pena no poder ver lo que los sueños te dicen, al pasar por la Alhambra, se quedó ciego mirando. Él vio quien la hizo, y llorando porque se tuvo que ir sin llevarse su viejo castillo que se construyo en el aire. Sueños de una joya que quedo en los tiempos, y que durante siglos estará entre los corazones de toda Andalucía, como el viento que limpia las tierras de las personas que soñamos. ¡No me culpen de nada, sé que soy un soñador, pero, qué queréis de mi, si yo vivo para esto, sin esto yo no soy nadie; un beso para cada mujer que desee leer mis sueños y desde la distancia le mando mi cuerpo envuelto en unos labios resecos ya que la soledad de mis sueños solo vivo para el recuerdo! Soy el forjador de sueños. pintaelsevillano.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s