¡Dejame morir

Nada solo palabras salen de mi corazón herido. Déjame morir te lo suplico, mi cuerpo no vale para nada, los ojos no me sirven, mis pies ya no puede caminar, mis huesos se rompen cuando doy un solo paso. ¡Para que vivir de este modo, cuando la vida es tan bella y yo empotrado en este viejo camastro no puedo volver a vivir! Tú me dices que la vida hay que vivirla aunque sea de esta forma. En cambio, yo te puedo decir que estar en esta situación no vale la pena vivir para estar durante todo el día dando gritos de dolor. ¡No es que yo te pida que medes la solución a mi enfermedad! Yo se que tú no tienes la menor idea de ser quien yo soy y menos para hacer lo que tú me dice que yo debo hacer. Cuando estés durante tanto tiempo como yo estoy, ya hablaríamos de las cosas que se pueden ver desde mi punto de vista. Te pido clemencia, te digo que la vida es una zona oscura, y que no vale la pena vivirla en esta situación. Pero tú no puedes comprender que es para mí la vida, has visto el color de mis sabanas, has pensado alguna vez en ponerte en mi lugar. Tú me pides que yo te comprenda, me dices que debo hacer para estar con todos ustedes, y yo, mientras todos os vais, yo me quedo, si me quedo empotrado en esta maldita cama. ¿Cómo quiere que te lo diga dime, cómo es que noves que no soy yo el que está aquí, que soy la sombra de una persona que no tiene vida, que hace mucho tiempo que está muerta? Nadie puede saber él por qué de las personas que durante mucho tiempo están de una forma que ni tiene vida, ni deja de tenerla. Pero no sabéis que es estar en una cama, sin poder vivir, quiero, saber por qué os negáis a darme lo que hace tanto tiempo os estoy pidiendo. ¡NO es pedir, es la verdad de una situación que tiene que ver con la persona que la solicita, no es que pida lo que no es suyo, si no quiere lo que le corresponde, no está suplicando, está pidiendo su vida, su derecho a vivir, y si no puede vivir, pide que se le de lo que él cree que es su derecho a estar, o no estar, es parte de sus derechos lo que tanto está pidiendo! ¿Cuántas persona viven en esta situación, muchas y cuantas saben como la vive, pocas y claro, somos pocos lo que sabemos que estar de esta forma no es vida, por eso los pocos que ha vemos, pedimos nuestros derecho a desear que se nos dé lo que pedimos, somos nosotros los que estamos en esta situación? Habéis pensado alguna vez que cuando vamos por las calles las personas nos miran y se dice entre sí, que pena de vida, pobre hombre para que esta viviendo si eso no es vida. ¡Nunca lo habéis escuchado! ¿Verdad, nunca, claro los oídos están sordos, y los ojos porque tenéis muchas cosa en las cual poner vuestros ojos; pero los que no estamos para ver, sino para escuchar lo que piensan los demás cuando nos ven, somos nosotros, los que estamos en el lugar equivocado? Cada día sale el sol, entra por la ventana que tengo en mi pequeña habitación, lo de pequeña no es porque esa chica, no, sino, por que para qué la quiero más grande si yo no puedo recorrerla, yo estoy, empotrado en una cama y, no tengo derecho a estar cómo yo quisiera estar. ¡Lo que es la vida, para unos es muy buena, y para otros, es una condena que nadie quiere hacer lo que sería lo justo; condenarnos a la muerte que es lo que yo y muchos otros estamos pidiendo, que se nos condene, es preferible morir que estar viviendo de esta forma! La eutanasia es lo que pedimos. Tenemos nuestros derechos, los reclamamos, y nadie se quiere mojar las manos para darnos lo que es nuestro. Piensan que la vida hay que vivirla como se te ha tocado sin pedirla, y tenemos el deber de aguantar todo cuanto nos echen. ¿Usted; ha estado alguna vez, durante mucho tiempo en una cama sabiendo que nunca podrá levantarse? ¡No, verdad que no, entonces usted sabe lo que nuestra mente llega a sufrir cada día que sale el sol, y cada noche lo larga que es al estar siempre de la misma forma en esta cama, piensan que es bueno, que Dios está en todas parte! ¡Yo, no lo veo, no puedo creer en él, es mentira que pueda estar, ya que si esta a mi lado que clase de Dios es ese, como tiene la cara ese Dios; si ese que me está viendo y me deja que siga sufriendo como lo estamos haciendo muchas persona, que clase de corazón tiene si al saber que no tenemos derecho a la vida, pues que nos dé lo que estamos pidiendo, la muerte, y si es cierto que está en el reino de los cielos que nos lleve a su diestra como dicen los curas, estarás en la diestra de Dios padre! Mentira sí, todo es una mentira, pero nadie se apiada de nuestra vida, nos dejan como macetas podridas que nos vallamos envejeciendo; y nuestra hojas, se vallan pudriendo lentamente y cada día se nos vea peor, hasta que una vez haya pasado el tiempo entonces se no dará la muerte que tanto hemos pedido. Un día le pregunte a mi madre. ¿Madre, por qué? No le dije más, ella se marcho llorando de mi lado, no hizo falta que yo le dijese nada más. Ella como madre sí que me comprendía y ella se echaba las culpas por haberme parido de esta forma, yo no la culpo a ella, no, yo se que ella daría su vida por mí, entonces ella no pudo mirarme más a mi cara porque sabía que yo la culpaba a ella y no era cierto, pero sí que me tuvo en su divino vientre durante nueve meses y no pudo saber que lo que traía. ¡Era un monstruo! Y aquí me tienen para que yo cada segundo de mi vida sea un martirio para mí, y la única persona que no deja de llorar es ella, no tiene la culpa de nada, porque en su vientre sí que algo la tuvo, y por eso ella no entra en mi habitación. Pensaréis de mi que al hacer este comentario, soy inhumano, no, no es cierto, yo, lo que pienso es que cada persona tiene sus derechos, y esos derechos nadie se lo puede quitar, ya que si la vida es de cada uno, por qué no respetamos los deseos de cada persona. Dentro de cada uno de nuestros corazones, tuviésemos la desgracia de tener un hijo en esta situación qué pensaríamos de este tema, lo dejaríamos que estuviese viviendo toda su vida en una cama sin poder hablar como los hay en esta tierra, sin poder ver, sin poder escuchar, ni moverse, sin saber qué es lo que comen, sin poder andar, y estar metido en una cama y los demás viviendo. ¿Y él, que pensamos de él, tiene o no tiene sus derechos a elegir su destino, o tenemos que ser nosotros los que decidamos su suerte? Yo pienso que no, que teníamos que ser más humanos, ser humanos no es dejarlos que sufran, no, eso es ser inhumano, ya que no es nuestra vida, y hay que ponerse en su lugar para poder decidir cómo ha de vivir esa persona. ¡Dejemos lo que dice la iglesia, si hay que dejarlos, que se olviden de nosotros, que ya tenemos suficiente con estar en este mundo, que no hay nadie que pueda ayudarnos, que la vida es para el ave que puede volar, que puede tener a sus hijos en su nido, y cuando este no puede volar esos padre lo dejan, se van volando! ¿Pensáis que ellos no tienen corazón al ser pájaros, que no piensan en que si no puede volar nos quedamos aquí, eso no es lo que hacen con ellos, se van y lo dejan, él no puede volar, el viento lo tiraría al suelo y los animales se lo comerían? ¿Nos quedamos, o salimos volando? Se lo podíamos preguntar. ¿Qué crees que nos contestarían si lo hiciésemos, tú, peinas en que es mejor padre el que se queda, o el que lo deja, si pensaran que no somos pájaro, si no persona, ya lose que somos persona. ¿Somos más inteligentes que nuestros animales que viven con nosotros en este mundo? ¡Qué suerte tenemos, es cierto que tenemos mucha suerte! ¿Sé lo has preguntado a una madre al tener un hijo en esta circunstancia? No, no he tenido la desgracia de poder preguntárselo, mejor no hacerlo porque dañaríamos su corazón, y sería peor hacer leña del árbol caído, bastante tiene con no poder hacer lo que su hijo le está pidiendo noche y día, encada momento de su vida, y ella lo ve, se esconde para que no la vea llorar. Qué pena, si es una pena. Pienso que la medicina tendría que estar mucho más adelantada, que cuando en el vientre de una madre se pudiese ver que no está perfecto pues que esa vida no pueda repercutir en la vida de esos padres. ¿Cuántas enfermedades nos pueden acudir a nuestro cuerpo, muchas y esas muchas no sería mejor que no las viviésemos? O sabiendo que las tenemos, hacemos que las personas que están a nuestro alrededor sufran también, somos egoístas, y deseamos que nuestra madre esté toda su vida sufriendo al haber tenido a una persona enferma, que viva y que sufra, que me lo haga todo. Para mí es una forma de pensar que no estoy de acuerdo con las persona que están sin poder moverse, ni poder vivir sin saber que están viviendo a base de tener a una madre por el mero hecho de haber parido a un enfermo de esa clase. ¡Toda la vida, sabiendo que no hay remedio para su cura, que un día se puede morir, pero cuando! ¿Te has mirado aun espejo? ¿Has visto tu cara? Y si te mirase y no te vieras, para qué quieres un espejo, si no tienes ojos, si no puedes caminar, no tienes piernas; has nacido sin ellas, es mejor tener a tu madre que sufra toda su vida. Tiene la culpa ella, sí, eso es lo que tú piensas, ella tuvo la culpa de que tu al nacer no pudiese andar y no tuviese piernas, ni manos, no es la primera persona que nace sin piernas ni manos, la llevamos volando, o la dejamos que la corriente de un gran río se la lleve, o que ella se las arregle nadando, los peces no tienen manos ni pies, y si no tuviesen cola ni sus aletas, pensamos que los padre le crearían unas, no, se las comerá otro pez que al verlo sin poder huir esta sin que nadie lo pueda defender. Y se lo come, claro pero nosotros sí tenemos la suerte de poder hacer lo que sea necesario para cuidar a una persona que no se pueda valer. ¿Qué será de ella cuando esos padres que durante toda su vida han pagado cara su desgracia de haber tenido a una persona que no se podía valer por sí misma, quien la cuidara cuando faltemos, es mejor pensar que Dios la trajo a este mundo para que paguemos nuestras faltas y mientras él está en la diestra de dios padre, reinando tan a gusto, pensando que los que aquí vivimos estamos de suerte, porque medio mundo se muere por que no tiene para comer, viven tan feliz y que los que estamos en esta tierra somos tan buenos que a nadie dejamos de darles de comer, y si les falta agua se la llevamos en un vaso de cristal. Si, esos es lo que piensa eses dios, que equivocado esta, y los que predican con el ejemplo, nos dicen que hay que seguir por el camino marcado, que el cielo será para los pobre, eso es para cuando nos muramos. Hay que esperar, si hay que hacer lo que nos mandan los diez mandamientos. No robar, no matarás, no querrás a la mujer de tú prójimo; y sí es muy guapa, tampoco. ¿Entonces, qué es lo que podemos hacer? ¡Nada seguir viviendo de la forma que nos ha tocado por suerte, y mientras que valla subiendo el petróleo y nos arruinen, y los que los tienen que sean dioses de esta tierra, ya cuando se mueran los cogerá Dios y los llevará al infierno por habernos puesto la vida donde no se puede vivir! Este es el cielo para los que pensamos que es esto es la gloria. El forjador de sueños. Pintaelsevillano.com
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s