Cae la nieve

Cae la nieve

Cae la nieve, esta noche no vendrá, quedaré en mi silencio, la soledad de mi habitación se llenara de sueños perdidos, sus pasos sobre la nieve no se podrán ver, ya que la nieve que está cayendo borrará sus huellas. Siento que mi vida no es lo que desearía que fuese, tengo en mi mente unos sueños que nunca se podrán realizar. ¿Que son esos sueños que me hacen sentirme culpable de todo cuanto ha pasado; esos son mis pensamientos? Te busco entre las sombras de mi al coba, deseo tener tu cuerpo entre mis brazos, pero la espera se hace larga y mis pensamientos se confunden con él  brillos de tus ojos, deseo tenerte entre mis sueño, tu cuerpo y tus pensamientos son una realidad que está por encima de mí. ¡Saldré a la nieve, buscaré tus huellas sobre el manto blanco, escarbaré para en contrate hasta que mis manos estén manchadas de sangre de mi cuerpo! Sentado ante el piano de los sueños, acaricio sus  teclas, y mientras las acaricio suena una melodía que me hace pensar en ti, pienso que son parte de tu cuerpo y salen unas notas que al sonar hacen que mis dedos recuerden la noche que te conocí. Nada estoy solo delante de mi piano, este quiere que yo teclee sus teclas de amor blancas y negras, son sus colores, son el sonido de tus labios, las sombras de mis dedos se reflejan en las paredes de mi salón, parecen mariposas volando, ellas me dicen que no tema que esta noche no vendrá pero que cuando salga el sol estará a tu lado. Esas palabras salen de mi propia garganta, yo mismo me digo las cosas que pienso que ella me las está diciendo. ¿Lo cura, puedo estar enloqueciendo, o es la mente la que me está traicionando al verme solitario en mi salón de mi casa; intentaré que mis sueños puedan crear una suave melodía para mitigar las penas que tengo en estos momentos? La noche se aproxima, a través  de los cristales de mis ventanas no dan la luz que antes tenía, las sombras de su cuerpo se refleja ante mis ojos, en la estancia donde me hayo, me siento imposibilitado ante mi piano, no soy capaz de crear nada sin ella ante mí. Es mi dueña y señora, ella me dice y yo hago todo cuanto desea. La nieve cae lenta y continua, el manto se hace más grueso y los árboles están cargados de nieve y sus débiles ramas se parten desgajadas por el peso que acumulan. La calle esta solitaria, el frío  que hace en la noche me hace pensar que nadie saldrá de sus casas, solo las huellas de mis pies quedaran marcados. ¿Pero a dónde voy, si esta la calle desierta, las luces de las farolas están encendidas, su luz es tan tintineantes y su haz de luz no da para que se pueda ver, bajo la nevada que está cayendo? El suelo está cubierto por el  manto de algodón que cada vez es más grueso. ¡Quiero correr, mis pies no sienten el frío, llevo poco tiempo pisando la nieve y mis pies están aun calientes de estar en casa, recorro las calles, grito su nombre y nadie me da razón para que pueda encontrarla, cansado de corre,  paro y mi cuerpo esta jadeando como si fuese un pobre perro que no tiene dueño! Es lamentable ser un animal que este solo esta noche de invierno, sus pisadas se quedaran escondidas bajo el asfalto de la calle, su mirada es de una tristeza que te hace ver a las personas que lo han echado para no tenerlo en la casa. Me quedo mirándolo y pienso que si hubiese sido yo qué pensarían de mí las personas que me viesen corre por toda parte y no encontrar a nadie que desee ayudarme para no pasar este frío que hace. ¿Donde estas, no se a donde buscar para en contarte y estar a tu lado esta noche tan fría; estaríamos acostados muy juntos y a si podríamos pasar la noche entre las mantas de mi dormitorio? El sueño sería muy agradable pero la soledad de esta noche no a compaña con la  soledad de mi casa; entro encasa después de haber recorrido las calle y solamente he encontrado a un pobre perro que estaba solo y tiritando de frío al verlo sentí lastima de él estaba bajo un portal muy grande, en él  rincón de eses portal estaba acurrucado en una rincón, lo llame, el animal, al sentir que una persona se quería apiadar de él, levanto su cara, y sus ojos eran tristes por estar abandonado en esta noche de nieve, movió su rabo y alegremente se levanto moviendo su pequeño rabo, él diría este va ser mi nuevo amo, le dije que se podía venir, sin saber su nombre este se puso en marcha tras de mí, esta vez mis pasos no eran corriendo, si o más bien muy lentos, yo dejaba que la nieve cubriera mis hombros, mis cabellos estaban cómo si fuese un árbol de navidad; mis rizos entre la nieve se quedaron cubiertos por completo, el perro me acompañaba hasta que llegamos a mi casa, abrí la puerta, entre en ella y el perro se que so mirándome para ver si yo lo invitaba a pasar, una vez dentro me lo quede mirando, le hice señas para que el pobre animal pasase, este al ver que era invitado entro muy lento pero muy agradecido porque su pequeño rabo se movía alegremente, de su cara se podía ver que estaba helado de frío, se fue directo a la lumbre que estaba encendida, se arrimo a ella y se tumbo cerca del fuego, su cabeza entre sus manos, se quedo mirándome diciendo,  gracias por ser tan amable conmigo. Yo también me acerque al fuego, arrime mis manos a las llamas para poder calentarme un poco ya que estaba helado y mis dedos me dolían del frío que llegaba a tener, sentado junto a mi nuevo amigo, este una vez se había calentado se acerco a mí, sin saber por qué me lamía mis pies, yo quise apartar los pies de él, pero el humilde animal se acercó nuevamente y siguió lamiendo los hasta que para él creía que había demostrado su cariño a nuevo amo. Esto me hiso pensar en las personas. ¡Somos tan diferente a los animales, que si te lo piensas bien es bueno tener un perro que sea tu amigo, ya que el no te dejaría en la calle para que tu cuerpo pasase frío! Gran diferencia con las personas, si una vez estaba mi cuerpo suficiente entrado en calor me lo quede mirando y sin decirle nada fui a la cocina para ver qué era lo que le podía traer de comida;  sí encontré una poca de comida en el frigorífico se la calenté y una vez estaba para que se la comiese se la lleve a donde estaba tumbado. Este al oler la comida se puso de pies y lamiendo el plato se comió toda la que le había llevado. ¿Desde cuándo no había probado comida caliente este pobre animal, el plato lo dejo para no tener que fregarlo de brillante que lo había dejado; movió su rabo de nuevo,  me miró agradecido y  me dio las gracias con un pequeño ladrido, yo instintivamente lo acaricié, sentí al rozar mis manos por sus cabellos que era agradable sentir en mi cuerpo las caricias que yo le estaba haciendo  al pobre animal? Sin saber por qué fui hasta mi piano y sentándome en el puse mis manos sobre las silenciosa teclas y pude hacer una dulce melodía, la que nunca había tocado, era una improvisación que sentí que mi cuerpo estaba entusiasmado al notar su dulce melodía. Fui creando la letra al mismo tiempo que mis dedos rosaban suavemente las teclas de colores, de ellas salía la melodía y entre compas y compas iba escribiendo la letra de la canción. Cae la nieve, esta noche no vendrá, cae la nieve y sus pasos de cristal no dejaran sus huellas sobre este manto de los sueños donde esta mi cuerpo solitario esperando su llegada que esta noche no vendrá, serán mi sueño perdidos y entre las sombras de la nieve donde están encerrados mis sueños en esta cárcel de cristal. Sentir la nostalgia de ella, ser el sueño de un sueño irrealizable, las sobras de su cuerpo llenas mi mente de locura, el sonido de su voz esta tan cerca de mí que puedo sentir su respiración cerca de mis labios, sus cabellos caen sobre mi cara, su labios me besan tan dulcemente que siento en mi boca que hay una suave saliva que es la sabía de su cuerpo. Cada vez que voy tocando esta improvisada melodía, mis dedos pisan con fuerza las teclas de los sueños, y es más fuerte el sonido de mi voz. Durante unos minutos estuve tocando, y de vez en cuando escribía su canción. Sentí mi cuerpo estar enamorado de esta canción, le tomé cariño y cada nota que tocaba era un sonido nuevo que salía de mis dedos. El sonido del piano era de lo más dulce que durante mucho tiempo yo había sentido. Extraños sonidos era los que salían al pisar las teclas, se esparcían por todas partes hasta el perro que  me acompañaba hacía sonar su voz haciendo un lamento como si quisiera cantar, yo le había dado cobijo y comida, él se sentía dueño de mi, y agradecido por todo, ya era migran amigo el cual lo había encontrado tirado bajo la nieve. Hilos de seda pinto tu cara, hilos de seda son tus cabellos, tus ojos en las sombras me miran y me dicen, te quiero tanto que estoy ante ti desnuda, siento corre por mi cuerpo la sabía de ti entrando por todos los poro de mi cuerpo. La belleza de ella al desnudo parece una diosa que el destino me ha regalado para mí, pero esta noche no ha venido, está cayendo la nieve. Esta sin sonido cubre los campos que mi casa, no  hay camino,  se perdería en la oscuridad de la noche. Mañana vendrá, su cuerpo será nuevamente mío, sentiré latir su corazón, tocar sus encantadores pechos con mis manos y ver como se ponen erguidos sus pezones para que yo siga tocando sus pechos. Su piel es de plata, tiene en su cuerpo en vez de piel escamas, las que hacen que mis manos resbales por ella y recorro todo su cuerpo siento que mi vida está perdida en un bosque que no tiene salidas y yo me encuentro en él si saber por dónde salir, y sin querer al mismo tiempo salir de este maravilloso bosque. Cae la nieve sobre la tierra, cubre con su blanco manto y deja que la simiente este escondida bajo el manto de tierra que al dejar de caer esta saldrá para que la simiente salga con fuerzas y de los alimentos que de ella tenemos para que podamos vivir; con el manto de la nieve que durante toda la noche ha estado cayendo. Silenciosa  pero efectiva ya que las flores están mojadas con su suave humedad. Soy el forjador de sueños.   pintaelsevillano.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s