¡No matarás!

 

Sí esa es la palabra, no matarás. Una frase que en los carteles luminosos de muchas ciudades de nuestra geografía se ven por todas las calles, y están mezclados con el marcador de la temperatura los letreros de la cuidad donde vivimos. Humedad, polución, mezcla de temperatura, contaminación y la palabra más repetida. No al maltrato de género. ¡Tienen razón es una palabra que en realidad dice que hay muchas personas que son acecinadas por sus parejas sin tener motivo alguno! Cierto no hay derecho a cometer crímenes cuando no hay motivo para hacerlos realidad; si cada vez la sociedad se encuentra encerrada dentro de una jaula de cristal donde se puede ver lo que pasa en las calles y fueras de sus propias casas. ¡Si, se cierto! ¿Pero cuál es el motivo para llegar a ese extremo? Dentro de la raza humana hay otras muchas razas que hacen lo mismo; pero sin tener motivo alguno, matan por el placer de matar. ¡Cierto es un placer que no todos sabemos el por qué se hace, y tampoco deseamos saber el motivo por el cual se cometen tantos crímenes por así llamarlos de mujeres que están en el doble filo de la navaja y que su vida se sostiene en una cuerda floja y por desgracia se inclina hacia su muerte por una perversa mente que no sabemos el por qué se ha creado dentro de un ser humano! En nuestra tierra hay muchos animales de los cuales podíamos citar algunos que matan por el placer de hacerlo, no por hambre, no, ni necesidad de cometer crímenes, sin que ellos sean para satisfacer su hambre. La hiena, el lobo y pocos animales más son los que podríamos decir que son peores que los seres humanos. ¿Quién de ustedes me puede decir el por qué una persona comete un crimen, si un crimen sin que ellos haya sido creado lentamente en su malvado cerebro sin que nadie pudiese comprender el motivo ni el por qué hacer tal cosa sea la destrucción de una vida antes de hacerlo? ¿Debido a otros temas que nadie conoce nada más que él, que es quien lo ha cometido? Los letreros van indicando las personas muertas por este tema tan candente en nuestra sociedad. Van sesenta, van cien, van… si muchas, una pena es cierto que lo es. ¿Por qué; sin saber el por qué de ese personaje por llamarlo de alguna manera ha cometido salvajemente un crimen? ¿Hay motivos para ello? No, yo no puedo saberlo, la mente es un mundo que hace de las persona que sean de muchas formas de ser, cometen atrocidades que nadie se puede pensar que dicha persona pudiese tener dentro de si esa transformación de repente y convertirse en un acecino en masa. Antes era de otra manera, ahora es un criminal. La justicia es ciega y solamente ve lo que desea que veamos. ¿Tú, has visto a uno que haya matado por el placer de matar? Los únicos seres que lo hacen son los ya mencionados por así decirlos y son fieras que matan por avaricia de tener a todos o a casi todos los de una manada muerta, será por temor de que alguno le diese la muerte a él. Nadie lo puede saber, pero las personas no es de hoy solamente el que haya personas que por naturaleza propia sean capaces de matar por matar, no, no hay que irse muy lejos, porque en las conquistas, en las guerras se mata por que alguien ha dicho ¡al ataque! Y miles de criaturas se matan por que aquella persona que manda ha dado órdenes de atacar; quienes son esas personas que mandan un ejército para que mueran otras personas sin que a ellos les pueda dar una bala en medio de su corazón. Si miramos la clase de personas que somos no diríamos que es una locura mental la que hace que tales cosas se cometan en esta vida. Si un crimen es un crimen. Pero siempre hay un porqué. No se hace por hacer tales cosas en una mente que no ha llegado a la lo cura así porque si. Todo tiene una explicación y es que algo ha penetrado en esa mente que lo ha vuelto loco y sus reflejos se encaminan hacia un abismo oscuro donde la luz es la ceguera que envuelve los ojos antes de cometer tal crimen. ¿Quién puede decir que esa persona estaba loca antes de cometer tal atrocidad? Nadie si nadie puede asegurar que por sí sola ha pensado en matar antes de hacer otra cosa, por ejemplo, irse, salir corriendo. ¿Son lo hijos, la casa, es la vida familiar que con el tiempo que han convivido juntos ha ido creando ese clima que favorezca para que esa persona cometa el crimen? ¡Yo pienso que nadie quiere ver Sigue leyendo

Anuncios

Catalepsia

 

¿Qué es la catalepsia? Quiero saberlo, que es si cuando miro tus ojos queda transpuesto y mi cuerpo se para nada más queda el latido dentro de mi cerebro que late lentamente y los miembros de todo mi cuerpo no se mueven ni uno solamente mis ojos sin moverse de los tuyos te ve en la distancia y nadie sabe que estoy vivo y sin tener tan siquiera pulso para decirte que te quiero. ¿Que tienen tus ojos, dímelo deseo saberlo que es lo que transmite a mi cuerpo que se queda paralizado, tan solo verte, mis labios se arrugan sin poder gritar, que estoy diciendo; te quiero y solamente en mi mente escucho mi voz que grita pero no te puedo decir cuánto es lo que yo siento con tan solo verte? Quiero saber el embrujo de tu mirada, el sabor de tus labios, el veneno que me das que a mí me parece bueno y lo tomo sin temor a quedarme muerto con solo verte cerca de mí. Sentí tus labios, y al notar que me estabas besando abrí mis ojos, pude ver como tus pestañas acariciaban mi rostro, tus lagrimas recorrieron mis mejillas y cuando cayeron sobre la comisura de mi boca puede notar el sabor de tus ojos; era dulce y salado al mismo tiempo, con ese sabor tu pensaste que ya había terminado mi vida; pero mi voz no salía de mi boca y tú prensabas que había muerto. ¡Mírame veras como estoy a tu lado, no ves que mi boca se mueve, no sientes como grita mi corazón pero no lo ves, dime que lo ves, no te marches de mi lado, quiero vivir contigo y ser tu marido para siempre, no me dejes solo que estoy vivo, no sientes el latido de mi corazón como golpea dentro de mi cerebro, no escuchas como te grita con tristeza al saber que no puedes escuchar mis lamentos y mi corazón está despierto! Llevas flores en tus manos. ¿No serán para mi verdad? Piensas que ya no te quiero, crees que estoy muerto, eso es lo que tú piensas. No, estoy vivo, mírame a mis ojos y veras como puedo verte, y sin poder hablarte, estoy gritando en silencio, pero yo te grito y lloro por mis adentros. Que es lo que me has dado para que mi cuerpo se haya quedado quieto que no puedo articular palabras para decirte cuanto te quiero. Mujer, tira las flores, yo te cogeré las que más te gustan a ti, y veras que es cierto cuanto te digo. Mis labios están en el más absoluto silencio, mis lágrimas quieren brotar pero no puedo hacerlo; tú has embrujado mi mente y nada de mi esta muerto; solo que está parado sin poder saber qué es lo que tú le has hecho. ¿Qué fue lo último que hice, besarte, sí, eso es, besarte y tus labios tenían un sabor a barro y en ese momento quede sobre tus pies, tú tenias las flores en tus manos? ¿Dime por qué? Sabias que al besar tu boca yo estaría muerto sin saber el por qué. ¡Pregúntame por el color de tu vestido, y la cinta de tu pelo, dime que es lo que te propones cuando yo esté muerto serás la dueña de todo y en cambio yo estaré cerca de ti para cuando tú me pidas que te diga que ya no puedo hacer nada por ti te gritare y veras que era cierto que mis labios te besaron sin saber que es estar dentro de una caja que huele a pino y encerrado esta mi cuerpo, a través del cristal de la caja, puedo verte como miras a otro, es él quien te ha dicho dale lo que te dije, él ya no te dirá nada es muerto! ¡Quiero mover mis huesos, con el caminar lento de este maldito coche, que me lleva lentamente al cementerio, yo puedo escuchar tu llanto, si tu llanto ese que me das cuando tú misma me distes el beso! Ese beso de la muerte. ¿Qué me has dado te pregunto, si estaba vivo Sigue leyendo

Libre

 

¡Por fin libre; soy feliz al encontrar la manera de ser libre! Una vez estuve buscando mi libertad y, no había manera de ser lo que tanto había deseado ser, ser como el viento sin tener que darles noticias a nadie, ser el que lleva el sonido a las hojas de los árboles y las mueve sin sentir la fuerza de nada; soy el viento que sientes bajos tus piernas y que te levanta tu vestido. Soy el que siempre desee ser, alguien que no tiene nombre, que no sabe contar, que no tiene ojos para ver lo que pasa a tu alrededor. Ese soy yo, que feliz me encuentro al saber que desde ahora ya nadie sabrá mi nombre, que no podrán detener mi camino hasta que me llamen por mi nombre el que lo sepa, mientras estaré viviendo en las sombras de un árbol lleno de hojas tan verdes que serán el prado cerca de mí. Si será el prado, y tendré el viento a mi favor ya que estaré durmiendo bajo el sol que nos calienta; y en las noches oscuras que te guardan mientras duermes. ¡Libre por fin soy libre de ser la persona que tanto he deseado ser, ahora ya no cuento para nada, estoy porque he de estar, pero ya no tengo numero para que puedan llamarme nadie, ya serán las diez, he de dormir y estaré soñando con que soy parte del viento que hace que la noche sea dulce y que el nuevo día sea luminoso, me doy cuenta de lo mucho que he ganado al no tener a quien me pueda llamar! Quien sabrá mi nombre, nadie, si nadie lo ha de saber, a si quiero vivir desde ahora sin tener a quien me llame y tenga lo que antes he contado sentir el miedo dentro de mí. Cuando pueda seré el que pueda volar adonde quiera, ser al que he soñado desde que nací, pero el destino me ha hecho realizar lo que tanto me ha costado para tener la seguridad de alguien que no se deja manejar por los capricho de otros para ser lo que ellos desean de mi; grabarme en la muñeca el numero de mi destino. He estado a tiempo de ser lo que ellos pensaban; he cambiado de forma de pensar ahora ya no seré el que nadie puede conocer ser otra forma de destino que me gurda en el resto de mi vida. Nacer para vivir es algo maravilloso, ver los ríos correr, pensar que las flores son un regalo de la naturaleza que adorna los campos y que con el corre del lo ríos Sigue leyendo

Del oro a la piedra

 

L. L. eres la única mujer que has convertido a un hombre que era de oro y ha llegado a ser de piedra. Pero una piedra especial, y sabes por qué, por qué sigo teniendo un corazón tan tierno que me da miedo que un día lo plaste la misma piedra que me sostiene. Pasar del oro, a la plata, al hierro, al bronce y volver a la piedra. Sí, he cortado los cables que me unían con las demás personas, ya no queda nada de mí, solamente la piedra de mi corazón que sigue manado sangre en vez de lágrimas, y es curioso ya que tú siendo la única mujer que es en este mundo alquimista, has conseguido que yo sea fuerte y haya dejado el mundo exterior, para vivir dentro del mío, es bueno, no lo sé pero si te puedo decir que las personas que quieran saber de mi, he vuelto a la antigua forma de conectarse con los demás. Escribir, es mejor que las palabras ya que el viento se las lleva; y los escritos quedan para el recuerdo; y nadie los puede borrar. Es extraño saber que sigues mis pasos. Yo te preguntaría si tú estás orgullosa de haberme convertido en piedra. ¿Lo estas o te gustaría volver al mismo punto de la partida conmigo? Soy de piedra. Ya lo sabes, sí eso me has convertido, en piedra y una piedra especial. Antes era una fuente de oro, cuando el tiempo fue pasando se iba convirtiendo en plata, pero la plata era muy cara y se convirtió en hierro y cuando ya no quedaba hierro se convirtió en bronce, que es como la historia cuenta de que las personas a si fueron haciendo sus corazones y al final fue de bronce, pero las primeras formas de nuestro corazón era de piedra para que fuesen fuerte los lazos de unión entre las personas. Si personas de verdad pero no de las que cambian con el viento como si fuese veleta. Hace mucho que nadie me dice como esta tu tierra, como son las mujeres de allí, y deseo saber lo que pasa pero no tengo celular ni tampoco Internet, ni teléfono fijo; solamente cuando llego a la escuela, allí puedo ponerme al día con las personas que circulan a través de las líneas que marcan el lugar de donde salen los corazones y, no hay recuerdos que sepan el por qué de las cosas ya que este mundo es para personas que tengan un corazón que sepa reconocer que estaba equivocado y, que sepan rectificar a tiempo; los años pasan pero yo al ser de piedra ya no puedo envejecer más ya que mi cuerpo se ha convertido en algo muy duro y solamente queda tierno el corazón que sigue latiendo lentamente pero con una fuerza que ni yo puedo creer que este en pie después de haber recibido tanto daño que no puedo comprenderé el por qué sigue vivo. Tal vez sea porque en la distancia de una pequeña isla hay una mujer que antes era mi amor, ahora solamente es el recuerdo de un amor que me dejo perdido en la distancia y nadie se acuerda de mi, solo yo pienso y sigo escribiendo a los sueños; para que nunca Sigue leyendo

Una careta

 

¡Me pides que me ponga una careta! ¿Para qué la quiero, si yo voy con la cara al descubierto y nadie me dice nada? Si yo te entiendo, para que me ponga la careta si es mejor demostrar que soy tierno y que mi cuerpo es traspasado por las miradas de otras personas. Yo soy así, no puedo evitarlo, si eres trasparente se te puede ver cómo, funciona tu corazón pero al tener la careta como tú me pides que he de hacer para que nadie se pueda burlar de mí, si sabe que te amo con tal locura que mis lágrimas se desbordan por los ríos de mi cara; que tiene una marcas para que cada lágrima corra por el lugar que les corresponde y no tenga que secarme los ojos para poder ver. Mirar tu cara que está escondida de las miradas de las personas, para qué quieres engañar a los que te ven, si saben lo nuestro y nadie se asombra de que yo te pueda querer como, si fuese un niño que ama por primera vez. Ya sabes cómo pienso de mi, soy como el agua que corre por los ríos y es trasparente para que la vida se pueda hacer dentro de la corriente y los peces puedan ver como se bañan desnudos solo las escamas son la ropa que llevan puesta y nadie les dice nada son felices, y por naturaleza lo son y se emparejan cuando llega su tiempo, nadie les obliga aponerse una careta para evitar los malos pensamientos de los demás. Deja correr la corriente y cuando tú te des cuenta, que es mejor que hablen a si sabrán de ti y de mi que el amor no tiene fronteras y que es lo mejor que le puede pasar a una persona que ame cuanto quiera que es lo mejor que nuestro cerebro comprendió una vez. Dile al tiempo que cure tus heridas, que nadie tiene el menor deseo de entrometerse adonde no le han dado la oportunidad de entrar, ya que el amor es tan cerrado en una burbuja de viento que el sueño hace de él lo que quiere y nadie puede cogerlo porque es para eso la bolsa de viento que te arrastra por los aires y te lleva adonde nadie te puede verte cómo haces el amor con la persona que amas. ¡Dile a tus ojos que me miren por favor, que llevo todo el día soñando contigo y no logro verte ya que si tu escondes tu mirada para que note puedan hacer daño, a mi sí que me lo haces ya que si te miro tampoco puedo verte y eso no es lo que yo deseo ya que si te quiero es para que tú me demuestre que también eres una mujer que me amas y no te importe que seas casada; ya saben que el amor no tiene fronteras y que si una vez te enamoras ya no puedes hacer marcha atrás! El amor es un veneno que penetra por tu mirada y llega hasta el corazón que se siente herido al saber que estando casada te has enamorado de un hombre que también estaba en las misma situación que tú, pero que no le importaba que lo viesen ya que él era dichoso siendo tu amor secreto y que pasan los días y se va enterando la ciudad y cuando llegue a tu marido es cuando te has de poner esa careta para tener el valor de decir lo que sientes por él. Comprendo que no te será fácil decir lo que sientes, que has de dejar tu nido para volar con otro, y mientras él no pueda crear uno nuevo te tendrás que ir bajo un puente si fuese necesario pero el amor no puede hacerse y dejarse de la manera que hoy en día se deja, y si es cierto, que los hombres volamos las mujeres sois mucho más volátiles ya que sois las que hacen que una persona pueda sentir lo que se siente cuando los ojos se cruzan para ver el amor que derraman por la otra persona que te ha mirado y ha sentido lo mismo que tú una extraña sensación que no tiene igual y por eso es amor secreto; y cuando el secretismo se derrite por que las cosas de la vida son de esa manera no hay remedio nada más que hacer frente al momento de decir lo que se siente por un extraño. Ha penetrado en tu vida, Sigue leyendo

No quiero morir

 

No es que no quiera, sino que tengo muchas cosas por hacer, Después que yo termine mis cosas y crea ya que ha llegado el momento; entonces es cuando puede venir por mí. Tendrá que esperar a que yo termine de hacer cuanto he creado y, si no lo he terminado le diré que espere, tengo tantísimas cosa en mi mente, y muchas cosas por hacer; y no es que le tenga miedo, no sino que mi mente esta rebosando de formas creativas y nadie puede hacer lo que yo deseo hacer. Por lo tanto, sé que mi muerte será a causa de una caída, si, se preguntaran el por qué. Muy sencillo, yo no sé el por qué pero tengo un facilidad para caerme que me veo entre la muerte y el cielo; y no se cual escoger aunque con dios no me llevo muy bien y no lo conozco de nada. Cada día es extraño que no tenga una caí creo que mi estabilidad es muy frágil, y sin darme cuenta siempre estoy rodando por los suelos. Me levanto y me pregunto. ¿El por qué de tantas caídas que llevo en poco tiempo? Será que mi cuerpo no está ya para subir a un andamio, pero en mi interior me dice que puedo, y que soy capaz de hacer todo cuanto pienso. Subo y con mucho cuidado pero cuando menos lo espero tengo liado un cable entre los pies y ya estoy rodando y me vuelvo a levantar y nuevamente a subir sin miedo a volverme a caer desde la altura que sea. Yo he estado muerto varias veces. Se preguntaran por qué lo sé; porque al caer quedo en suspenso hasta que mi cuerpo da contra el suelo, y no siempre es suave, sino de cemento y he dado con mi cabeza y aquel día me tuvieron que dar setenta puntos en mi cabeza y estoy aquí luchando para que me dejen hacer cuanto deseo en esta vida. Yo sé, que nada de lo que yo haga me lo pienso llevar no, eso ya lo sé pero el orgullo de haberlo hecho es para mí una grata satisfacción y es el mejor regalo que puedo recibir. Le diré que es lo que me ocurre entre el espacio tiempo y el tiempo que tardo en dar con mi cuerpo contra el suelo. No lo sabía, pero lo pude comprobar la primera vez que me caía. Mis pies se hundieron, mi cerebro se detuvo y el tiempo y el espacio que tardo en la caída yo estaba muerto; si en vez de ser seis metros, son vente, hubiese llegado muerto y no habría sentido el golpe. Mi cerebro como cualquier otro avise gritado, creo yo, que cada persona cuando cae grita y pide socorro pero yo no lo puedo pedir, no es que sea muy fuerte, no, para pedir lo que nadie en ese momento me hubiese ayudado para que no cayese, muerto es la palabra que puedo decir de mi persona. Son cosas que cada persona tiene en su cerebro un lugar donde se guardan los riesgo de cada caída, y yo creo tener un parte de mi que se queda muerta en esos casos. Infartos cerebrales es la palabra que me pasa. Pero eso no quiere decir que yo deje por hacer cuanto tengo en mi proyecto. ¿Lo haré, creo que sí, pero si me sigo Sigue leyendo

Soledad

 

Soledad es lo que tengo en mis viejas paredes, escorchones que no tengo ganas de taparlos, ya que con las sombras de estos escorchones se burlan de mí y me dicen viejo, lloro, golpeo con fuerzas las paredes de mi cuarto. Viejo, si viejo, ya me siento mayor, las escaleras para subir a mi habitación son pesadas y cada peldaño es un suspiro de cuando tú estabas a mi lado pero ya no estás y me pregunto, a dónde te fuiste, dímelo por dios, dime lo que te paso para que tú me dejases en la soledad más profunda de mi vida. Cada cosa en su lugar pero él piensa que la vida era fácil al estar a su lado pero un día, no muy lejano se marcho. ¿Y qué fue lo que pasó, entonces cuando se dio cuenta quera la mujer que siempre había deseado, y se quedó en la soledad no encontró la forma de vivir sin ella? Se fue dejando hasta el colmo de la paciencia, casi avergonzado fue de calle en calle pidiendo limosnas para poder subsistir. Era la decadencia de una sombra que se había perdido y la soledad; le fue minando el cerebro hasta que llego a la locura. Era eso lo que él se merecía, no, no se lo merecía era un hombre trabajador pero su destino no era pedir limosnas si no ser lo que él pensaba que era un buen escritor; y que sus libros le darían para comer, pero se enamoró de una mujer que su belleza era la de una estrella y sin que se retocase era tan bella que nadie pasaba por su lado que no volviese su mirada para saborear aquella dulce fresa de amor. Era tan bella que él cuando iba sus lado parcia que fuese su escolta ya que había que separar los hombre que la pretendían, sintiéndose avergonzado se fue distanciando de ella, al saber que era demasiada mujer para un hombre de trabajo y ella se dio cuenta que vivir en las precariedad era una tontería y su cuerpo era deseado por todos lo hombre de la calle, sin pensárselo dos veces se fue Sigue leyendo

Lágrimas

¡Cuánto tiempo hace que no puedo verte! ¿Dímelo, por favor ya que mi mente esta atrofiada de pesar en ti? Puedo pensar, puedo sentir, pero lo que no logro saber, es por qué he de estar tan lejos de ti. Mis ojos son dos ríos que se van al mar, son la barca que se hunde en tu mirada, son las olas que se mecen en mi cuerpo y nada queda de aquellos lindos paseos de la mano por la orilla del mar sintiendo en nuestros pies la dulce caricia de las aguas de nuestros sueños. Martirios, clavos, fuego, hierros que se clavan dentro de mis sentimientos, yo recuerdo que tú me decías que eras para mí y que serias siempre la mujer de mi vida. ¡Cuánto ha pasado, ya, soy viejo, y estoy esperando tus palabras para que ese cumplan; veo que el tiempo pasa y no hay nada de lo mucho que me amabas; todo se lo ha llevado el viento que mecía tus cabellos a la orilla de este mar de pensamientos que se los llevan las olas y nada queda de ellos. Decir es una cosa que no se debe hacer a la orilla del mar, siempre hay una ola que se lo lleva para dentro y no vuelve más. Eso me ha pasado contigo. Llore hasta la extremidad, pero al ver que nada era cierto, busqué a una mujer que me amase, lo, que fue imposible de encontrar, ya que de mis ojos salían corrientes de agua que se llenaban mis manos al querer detenerlas, si corrientes de lágrimas que al verla parecían perlas que se llevaban las olas de la orilla; yo me sentaba mirando al horizonte y siempre te veía venir y esperaba que tú me dieses un beso de amor. ¿Qué es el amor? Hace tanto que no sé lo que puede ser. De tanto esperar mi vieja barca se ha destruido y solo quedan los remos y la quilla, lo demás se ha podrido del tiempo de espera. Mi cara ya no es la misma de antes, Sigue leyendo

El miedo

Palabra, o miedo, ¿a qué? Si es miedo, no es cierto que las personas tengamos miedo, algo es cierto sí, que tenemos miedo a las sombras de nuestro propio cuerpo y es natural que cuando caminamos nuestra sombra está detrás, y, o tras veces esta delante y nos guía nuestros pasos en la penumbra. ¿Por qué sentimos miedo a lo extraño y, a las formas de expresar el sentimiento y que nos obliga a responder de una forma que no entendemos lo que las personas quieren de uno; que seas sumiso y dejes de debatir los miedos contigo mismo? Es natural que te puedan obligar, que tengas lo que no tendríamos que sentir, ya que por mucho que te pidan lo que ellos quieren de ti que lo des y no repliques nada, de lo que tantas veces te lo han pedido pero de diferente forma de hacerlo. Siento dentro de mí el miedo a tener que hacer frente a la insistencia de las personas que te obligan a ser como tú no deseas ser. Una y otra vez. ¿Cuántas, si cuantas he de recibir, hasta que mi mente se vea obligada a ser como ellos lo desean? ¿Qué es lo que pretenden con ello, que yo tenga lo que nunca he tenido y ahora me oprimen en contra de mi voluntad; que siga los caminos marcados por el supremo y siga sus pasos por un sendero imaginable y incierto, que no diga nada, que guarde silencio y que mis ojos no miren adonde camino, eso es lo que te hace sentir el miedo en tu interior, el que nadie puede saber lo que se siente al escuchar las palabras de que te van hacer lo que ellos tiene previsto hacer de ti, una persona que no tenga lengua, que no sepa hablar, y estés en silencio durante el tiempo que estés viviendo en este planeta llamado toro, si toro con unos cuernos que dan miedo verlos ya que si te tocase uno de ellos te sentirías muerto por solo un roce de el astado. ¿Qué pretenden con ello que sientas el temor a que seas denunciado por lo que nunca hiciste, eso es lo que te transmiten sus palabras al escuchar el sonido de una voz a través del silencioso ori cular; te llaman y te hacen que tengas miedo a ser forzado que dar lo que nunca gastaste, ahora eres uno de los muchos que estamos sobre la cuerda floja y, esperas ser alguien que te conoce y que tú no sabes su nombre? Sigue leyendo

¡Bésame!

 

Cuándo quiera puedes hacerlo, estoy esperando para que tú me des un beso. Sí, me da lo mismo, yo se que tus labios son míos y sé también el sabor que tienen, son tan dulces que la miel no tiene comparación con ellos. Te estoy besando; cierro mis ojos para no saber adónde estoy, cuando los abro, veo que el cielo, está tan cerca de mis manos que puedo coger una estrella y ponerla en tus cabellos; y nosotros dos estamos flotando sobre una nube de colores que nos lleva donde el viento desea que estemos. Estas en mis brazos, tú me miras diciendo por qué no hacemos el amor. Yo siento que mi cuerpo se resbala sobre tu fina piel, y cuando entro dentro de ti no estoy en este mundo ya que al penetrar tus encantos son tan suaves que escamas de colores es tu fina piel; y se me escapa de mis manos, y cogiendo tus cabellos ensortijados es la única manera de poderme sostener sobre tu bello cuerpo. Nada se puede comparar teniéndote a ti en mis brazos, tus encantos son preciosos y tus pechos son dos perlas de los mares del mundo, es la sirena que nado hasta este punto y dejo su cuerpo al viento y tú tienes sus pechos los que nunca se rinden a mis manos; y teniéndolos pegados a mi piel, te busco el sabor de ellos, y sale, de ellos la miel que le darás al nacer a mis hijos. Tersos como la piel de una gacela que corre y salta por las piedras del campo, y sus pezones están tersos y deseosos que les ponga mis manos sobre ellos y, tocándote los pezones ya se han marchado el tiempo y es cuando dentro de ti mi cuerpo se vacía y quedan mis semillas sembradas en tu interior. ¿Es el amor es la parte de todo esto; Sigue leyendo