Catalepsia

 

¿Qué es la catalepsia? Quiero saberlo, que es si cuando miro tus ojos queda transpuesto y mi cuerpo se para nada más queda el latido dentro de mi cerebro que late lentamente y los miembros de todo mi cuerpo no se mueven ni uno solamente mis ojos sin moverse de los tuyos te ve en la distancia y nadie sabe que estoy vivo y sin tener tan siquiera pulso para decirte que te quiero. ¿Que tienen tus ojos, dímelo deseo saberlo que es lo que transmite a mi cuerpo que se queda paralizado, tan solo verte, mis labios se arrugan sin poder gritar, que estoy diciendo; te quiero y solamente en mi mente escucho mi voz que grita pero no te puedo decir cuánto es lo que yo siento con tan solo verte? Quiero saber el embrujo de tu mirada, el sabor de tus labios, el veneno que me das que a mí me parece bueno y lo tomo sin temor a quedarme muerto con solo verte cerca de mí. Sentí tus labios, y al notar que me estabas besando abrí mis ojos, pude ver como tus pestañas acariciaban mi rostro, tus lagrimas recorrieron mis mejillas y cuando cayeron sobre la comisura de mi boca puede notar el sabor de tus ojos; era dulce y salado al mismo tiempo, con ese sabor tu pensaste que ya había terminado mi vida; pero mi voz no salía de mi boca y tú prensabas que había muerto. ¡Mírame veras como estoy a tu lado, no ves que mi boca se mueve, no sientes como grita mi corazón pero no lo ves, dime que lo ves, no te marches de mi lado, quiero vivir contigo y ser tu marido para siempre, no me dejes solo que estoy vivo, no sientes el latido de mi corazón como golpea dentro de mi cerebro, no escuchas como te grita con tristeza al saber que no puedes escuchar mis lamentos y mi corazón está despierto! Llevas flores en tus manos. ¿No serán para mi verdad? Piensas que ya no te quiero, crees que estoy muerto, eso es lo que tú piensas. No, estoy vivo, mírame a mis ojos y veras como puedo verte, y sin poder hablarte, estoy gritando en silencio, pero yo te grito y lloro por mis adentros. Que es lo que me has dado para que mi cuerpo se haya quedado quieto que no puedo articular palabras para decirte cuanto te quiero. Mujer, tira las flores, yo te cogeré las que más te gustan a ti, y veras que es cierto cuanto te digo. Mis labios están en el más absoluto silencio, mis lágrimas quieren brotar pero no puedo hacerlo; tú has embrujado mi mente y nada de mi esta muerto; solo que está parado sin poder saber qué es lo que tú le has hecho. ¿Qué fue lo último que hice, besarte, sí, eso es, besarte y tus labios tenían un sabor a barro y en ese momento quede sobre tus pies, tú tenias las flores en tus manos? ¿Dime por qué? Sabias que al besar tu boca yo estaría muerto sin saber el por qué. ¡Pregúntame por el color de tu vestido, y la cinta de tu pelo, dime que es lo que te propones cuando yo esté muerto serás la dueña de todo y en cambio yo estaré cerca de ti para cuando tú me pidas que te diga que ya no puedo hacer nada por ti te gritare y veras que era cierto que mis labios te besaron sin saber que es estar dentro de una caja que huele a pino y encerrado esta mi cuerpo, a través del cristal de la caja, puedo verte como miras a otro, es él quien te ha dicho dale lo que te dije, él ya no te dirá nada es muerto! ¡Quiero mover mis huesos, con el caminar lento de este maldito coche, que me lleva lentamente al cementerio, yo puedo escuchar tu llanto, si tu llanto ese que me das cuando tú misma me distes el beso! Ese beso de la muerte. ¿Qué me has dado te pregunto, si estaba vivo antes de que tú me dieses ese maldito beso? ¡Detrás de mi iras tú, cuando beses a ese hombre, ya verás como el sabor de tu boca te lleva a mi lado; allí sabrás lo que se estar muerto sin estarlo, ya estoy bajando a mi sepultura, ya siento como la caja da contra el suelo, yo, te puedo ver como de tus labios sale una leve sonrisa que te delata sin que nadie pueda verlo, pero yo sí te veo y sé también lo que está diciendo dentro de tu corazón de tus malditos pensamientos; enterrado pero siento el motor del coche que me traía al cementerio, y el bullicio de las personas que acompañan a mis restos. ¡Puedes darle ese beso, el mismo que a mí me has dado, anda, dáselo delante de mí, quiero verlo; quiero verte caer dentro de la misma tumba que están mis restos, esos que tú has hecho para que me entierren vivo sin que pueda gritar y decir lo mucho que yo te he querido y lo poco que te estoy queriendo! Anda., dale ese beso por dios, dáselo, quiero verte y sin poder hablarme me veras a través de mi cristal como me estoy riendo al saber que tú has pagado caro tus desprecios, y al no tener ni tan siquiera el corazón en movimiento creerán que estas muerta y no lo estas, no, no lo estas, sino que vivirás hasta que tu cuerpo sea destruido por los incestos que se irán comiendo tus carnes, las que yo acariciaba creyendo que me querías; y lo que tu hacías, envenenarme para ser la dueña de mis desprecios. ¡Qué cosas tiene el amor, las cuales nadie puede saberlo ya que si tú piensas que la vida se termina ante la tumba que pone tu epitafio, no, no es cierto ya que la tumba es el principio de la muerte pero la vida sigue y queda mucho camino por recorrer y cuando llegues al final de ese camino veras que nada era cierto y que tus actos serán recordados por el placer de que la vida deja escrito todo cuanto hiciste antes de estar yo muerto! ¡Qué dates las flores, son tuyas, te van hacer feliz mientras estés a mi lado; a si olerás aflores, yo no tengo ninguna, tampoco las necesito ya que el olor de las tuyas lo vamos a compartir para los dos! Ya he llegado al fondo, te puedo ver como miras al otro hombre que estas amando, recostaras tu cabeza sobre los hombros de él y cuando le des eses beso de amor, que él mismo te va a dar él se dará cuenta de que ha tenido un error muy grande ya que el mismo veneno que a mí me distes él también lo llevarás a la tumba y esto será escrito en los anales del tiempo y la historia quedara sin que nadie pueda saberlo, yo sí que lo estoy viendo venir y me sonrío por dentro al saber todo cuanto va a ocurrir en mi presencia, todos quedaremos muertos en una misma tumba y él al ser él quien te dio el veneno probará su poción y será el tercer muerto que sin haber selo preguntado también estará dentro de esta tumba y los tres no iremos al cielo y en las puerta del mismo te preguntaran por qué hiciste eso. Tú ves llevando las flores, que yo me llevaré tus besos, y él que tedio, dímelo que fue lo que te dio para que tú me dieses por muerto. En esta vida hay besos para todos los gustos, al nacer por estar en este mundo, al morir por haberlo dejado, y cuando te destruya la tierra te lo darán los que estaban antes que tú, y serás bienvenido al mundo de los que sin estar lo, estuvieron sin poder saberlo, pero ya no hay remedio; quien a hierro mata, a hierro muere y nada está escrito pero la historia sí que lo sabe y nadie se puede escapar para llegar a este momento de estar cerio sin querer estarlo ya que tu cara no tiene ningún movimiento y no puedes sonreír ya que se termino tu sueño. El forjador de sueños un muerto que no estaba acostumbrado a estarlo, pero ya lo supo que era estar donde no quieres estar. El viento se ha llevado los sueños de las tres personas de esta historia y cuando se encuentren en la otra vida no se dirán ni adiós. Ah, y estarna enfadados los tres… José Rodríguez Gómez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s