DOS NOVIOS DE DOCE AÑOS (4º PARTE )

 

Si era cierto ellos se querían de una forma como si desde el cielo los hubiesen hecho a mediad el uno para él otro, pero en este mundo nada se podía comparar con ellos. La señora mientras estaban hablando con su marido, se salió al puerta de su casa, diciendo que iba a barrer la calle María quiso acompañarle pero que en vez de la señora fuese ella la que le barrería la calle, mejor dicho las aceras que ocupaba la fachada de su piso; pero ella so opuso diciendo. ¡No cariño esto lo hago yo cada mañana para que la entrada este completamente limpia, y lo tengo ya por mano y lo hago en un momento, tú por favor quédate con mi marido y con pepe que se que no te dejaría sola así que yo termino en poco tiempo y estoy con vosotros y después salimos a pasear! ¿Te parece bien lo de que nos vamos a pasear? ¡Sí me gustaría ver esta ciudad ya que en mi pueblo no hay nada que ver y esto tiene que ser muy bonito, según hemos visto cuando llegaba el tren!Bien por fin la señora se pudo salir sola como era su deseo y cuando se quedó sola soplo con descanso al ver que no había manera de que la dejase hacer nada ya que María tenía un deseo de agradar muy grande y estuvo ayudándole a prepara la comida y le demostró que tenía una habilidad para hacer las cosas que ella misma demostró que no tenía mucho que aprender que ya en su corta edad era una buena cocinera y muy limpia. María tras la negativa de la señora se unió al los dos que estaban charlando de la manera de trabajar en la madera y el revisor no daba crédito a los sueños de pepe por ser un carpintero lo que en su vida había hecho, y él quería demostrar que tenía carácter de carpintero y sobre todo don para enderezar las puntillas que era lo que sabía hacer, cuando se presento María ellos se callarlo y María pregunto. ¿Es que molesto? Pepe contestó de inmediato. ¡No mi esposa; cómo vas tú a molestar, lo que ocurre es que como tú estabas hablando con la señora pues no nos hemos dado cuenta de tú presencia; pero en la vida tú podrías molestar a tu marido! Esta fue la contestación que le dio su marido y ella entonces al ver que nada había cambiado respecto a su cariñoso esposo pues ella tomó asiento al lado de él y se sentó en la mesa de camilla que se estaba muy calentito ya que debajo estaba el brasero encendido y con las enaguas se taba muy bien, ya que en la calle aunque estaba él sol salido pero, hacía fresco y no apetecía salir tan pronto. Jorge al tenerlos cerca de él se que do mirando el cuadro y le gusto tanto que dentro de su corazón se sintió padre por primera vez en su vida y como si fuesen dos de sus hijos se sintió por una vez padre ya que la vida no le había dado ese placer de ser padre pero las cosas se crean cuando es la hora y en estos momentos le había tocado el gordo ya que tener dos hijos de una vez era lo que más deseaba en este mundo y teniendo a estos dos niños en su casa y sentado a su lado se sentía el más rico del la tierra y orgulloso de tenerlos con él. Durante el tiempo que la señora estaba según ella limpiando las aceras, ellos estaban escuchando las cosas que Jorge les contaba, ya que por primera vez él le había dicho cómo se llamaba; pero pepe como María le decían señor. Él lo intentó varias veces que le llamasen por su nombre, pero ello por respeto le decían señor, ya que para ellos el estar bajo un techo tan bonito como este era algo que nunca habían pensado y por gracias a dios; ellos estaba limpios desayunados y esperando para poder salir a ver las cosa tan bonitas que Jorge le contaba de la ciudad en la cual estaban, y que pronto estarían viéndolas. Con la charla no echaron de monos a la señora y esta cuando e4stuvo en la calle cerca de su piso vivía una amiga suya que tenía una tienda al lado de su piso, llamo a la puerta. Pasado unos segundo la puerta se abrió y la señora de la tienda le dio un beso diciendo. ¿Dime qué quieres, lo que tú desees esta en tus manos antes de que puedas hablar? ¡Mira tengo a dos niños en mi casa y no tienen ropa para ponerse y quiero que me enseñes ropa para comprársela, quiero que salgan tan bien vestidos que no los pueda conocer nadie de lo guapo que es! ¿Dos niños pero si tú por desgracias no has podido tener un hijo cómo es que ahora tienes dos? Esto es un sueño que nos ha pasado y ya te contare en otro momento lo ocurrido; lo primero es que me des ropa para vestirlos y ya te lo contare mañana, ya verás que cosa más linda de críos. La vecina sin pensarlo más aunque estaba deseosa que le contase lo que había pasado, pero esta no le dijo más y lo que si deseaba era ver que ropa le podía comprar ya que ella por la estatura y la forma de ellos tenía una manera de medir muy acertada y viendo los trajes ella se dijo este y este y le compro ropa, zapatos, calcetines, calzoncillos y bragas, de todo cuanto necesitaban para no estar desnudos como habían venido a su casa solo con la ropa puesta y esta era de muy baja calidad y remendada por algunos lados, pero ella no podía permitir que unos críos que estaban bajo su techo estuviesen vestidos con harapos. Una vez se escogía lo que ella creyó que les hacía falta y habiendo tomado todo cuanto ella pensó le formo un gran paquete de ropa y de cosa que tendrían que usar para estar a la altura de su presencia en su casa y que no desentonasen con las personas que verían por las calles de la capital. La dueña de la tienda fue tomando la cuenta según ella ponía sobre el mostrador para que la dueña lo fuese empaquetando y cuando creyó que ya lo tenía todo, le preguntó por lo que costaba cuanto había escogido para sus niños como ella le dijo. ¿Dime que te debo? La dueña de la tienda al ver la cantidad de ropa que había vendido, y sabiendo que era para unos niños que por lo que ella pensaba era de que los había adoptado pues le dijo lo siguiente. ¡Nada, no me debes nada; yo se lo regalo a tus hijos y estoy haciendo un ayuda para que ellos estés muy orgullosa de estar a tu lado, porque tú siendo de la forma que eres, te mereces ese regalo del cielo; que te ha llegado en forma de hijos que dios te ha negado durante tantos años y ahora que los tienes que seas muy feliz y que te de mucha suerte para que los puedas disfrutar mucho tiempo, a si que te puedes llevar todo cuanto te llevas y no tengas pena; que yo también tengo hijos y sé lo que dan, es una alegría tan inmensa que nada se puede comparar con ellos. ¡Que seas muy feliz con tus dos hijos y que estéis contento porque estos momentos qué vais a vivir no tiene precio por que ya lo veras por ti misma! Se abrazaron las dos amigas y la señora lloraba al ver que buen corazón tenía su amiga, ya que los amigos solo están para que cuando hay una cosa semejante se puedan ayudar entre las personas y esta amiga y vecina se había comportado de forma tan maravillosa que no pudo dejar de llorar hasta que ella la consoló con un beso en su cara y le dijo. ¡Anda llévate la ropa, que se vistan y esta es mi manera de ayudarte a que seas muy feliz; y que esos hijos que dios te ha regalado que puedas disfrutarlo muchos años! Cogiendo como pudo el paquete se salió de la tienda y la dueña del comercio le ayudo hasta que pudo subir al ascensor. ¡Que tengas un buen día, yo sé que no cabes dentro de ti pero cuando los lleves de la manos y los muestres a la capital que te vean feliz y que nada te pueda hacer llorar que bastante has llorado viendo a mis hijos que yo lo sé y por eso yo te estoy muy agradecida de ser amiga tuya, y lo seré siempre mientras vivamos! ¡Anda vete y vístelos como si fuesen príncipes, que te lo mereces por buena! Cerró la puerta y el ascensor, este subió muy rápidamente ya que ella en su corazón lo llevaba que se le salía de su cuerpo y la velocidad que él había cogido le podía dar un ataque de corazón, pero ella tenía tanta felicidad en su cuerpo y nada le podía ocurrir; y cuando llegó a la puerta de su piso tuvo que llamar al timbre para que le ayudasen a entrar el paquete que era demasiado pesado para ella sola. Sonó el timbre y Jorge salió abrir para ver quién era, al ver a su mujer con semejante paquete le dijo. ¿A dónde has estado que ya pensábamos que nos habías abandonado? ¡Eso jamás y menos ahora que tenemos a dos hijos que mantener! ¡Anda ayúdame con esto que ya verás lo que es! Jorge le ayudo, y en verdad pesaba lo suyo pero siendo un hombre lo cogió en peso como si fuese una pluma y contento porque se imaginaba lo que era. Cuando entro en el comedor los dos niños se quedaron mirando, y María pregunto. ¿Son los reyes magos los que han venido? Jorge contestó. ¡Si ya lo veras lo que os han traído a esta casa, y es para los dos, solamente para los dos; ya que esta noche anterior mi mujer ha soñado algo parecido a lo que tenemos en casa, y viendo que estáis con nosotros pues ha ido a recoger el paquete que han dejado para ustedes! ¿Y adonde lo han dejado que no lo sabemos? ¡En la casa de al lado para que no lo pudieseis ver, es una sorpresa y ya veris que bonita sorpresa, yo se que os gustará lo que han traído los reyes! María y pepe no quitaban los ojos del gran paquete, no podían pensar lo que en su interior tenía guardado, según le había dicho Jorge era solo para ellos dos. ¿Que sería lo que en su interior se guardaba con tanto secreto? La señora fue al tocador para limpiarse los ojos de haber llorado, se arreglo un poco la cara, pero su cara era tan bella que María le había cogido un cariño especial; ya que para ella parecía una virgen en verdad y siendo lo bella que era, cosa que ella misma se preguntaba si ella cuando fuese grande sería tan bella como esta señora. La señora Salió del baño bien arreglada y María le miro su cara y se dio cuenta de que ella había llorado pero no podía pensar que había sido por ellos dos. ¡Bien veamos lo que los reyes os han traído para estos señores! María se puso a ayudar a pepe para que entre los dos pudiesen desenmascarar lo que en su interior había traído para ellos los reyes y cuando lo vieron se quedaron con la boca abierta sin palabras ya que en su vida habían visto vestidos tan bonitos como los que tenían sobre la mesa. Sin pensarlo se abrazó a la señora y dándole un fuerte abrazo llorando le daba besos al ver que cosas tan bonitas les habían regalado ya que ella en su casa no podía pensar que algún día pudiese tener cosas tan bonitas para poder ponerse. Pepe le paso lo mismo que a María; se abrazo a Jorge y le dio un montón de besos y lo mismo hizo con la señora de Jorge. Los cuatros estaban soñando, no era para menos, verdad que los dos niños estaban viendo que el cielo se había caído para ellos y que por primera vez en su vida tenían ropa para estar vestido mucho tiempo ya que nunca se podían pensar que esto era por su llegada a la gran ciudad. Qué pena, si era una pena que ellos pensasen que era su bienvenida a esta capital; el tiempo se los diría crudamente con los sufrimientos que en sus vidas tendrían que pasar. Pero lo importante era el momento de vivir el regalo y de poder vestirse de una vez con ropa tan buena y gracias a los dos a Jorge y su querida mujer. Habían abierto el paquete pero su incredulidad se lo prohibía tocar semejantes ropas y se quedaron en silencio y entre María y pepe hubo unos segundos que se miraron los dos, y fue María como siempre la que tomo la palabra para agradecer lo que le habían regalado, ya que ellos sabían que los reyes son una historia muy tierna y bonita para los niños pequeños; ellos se tenían por persona mayores y no cabía el engaño, pero por esta vez sí que creyeron en la magia de los sueños y delante de ellos tenían la muestra, de que alguna vez podía ser verdad lo que se dice de que hay unos pequeños duendes que hacen milagros y esta vez le había tocado a ellos ser los afortunados para que en su vida pudiesen pensar por una vez que si que era cierto lo que los duendes, y que los sueños se hacen realidad y aunque les costase trabajo decir que si, por esta vez en casa de Jorge les habían traído lo que ellos nunca pensaron que un día les tocase un regalo como este. Cuantos sueños se pueden tener en este mundo pero los sueños son sueños y hay que tocar el suelo; pero para qué, si en estos momentos estaban tan felices que si los bajásemos a que tocasen la realidad se darían cuenta que la vida es un problema y que encada segundo puedes tener una desgracias y con el tiempo ellos mismos se tendrían que dar cuenta de lo mucho que les esperaba el destino de María y de pepe, como ellos se decían, esposos de los sueños. En la vida hay unos momentos que son mágicos y no es bueno romper esa magia y es mejor dejar que las luces de los sueños se reflejen en tus ojos y puedas ver los rayos tan bellos que salen cuando uno sueña despierto; porque soñar despierto es vivir dos veces la vida, yo personalmente quiero seguir soñando antes que poner los pies en el suelo, para qué, si en esta vida la realidad es una gran tristeza y solo se bien a este mundo a sufrir, pero ya era hora de que esta pareja de esposos tuviesen un regalo de boda, ya que en la siguiente historia que yo les contare, porque no piensen que ya he terminado, no, esto no ha empezado aun y les queda mucho por leer y yo tengo en mi mente la historia que les estoy contando y no es que ya se halla escrito, no, está guardada en mi mente para que los lectores y las lectoras puedan soñar con esta pareja de hombre y mujer que tenemos como principales artistas de este sueño porque eso es lo que yo les estoy escribiendo un sueño. Para eso yo soy EL FORJADOR DE SUEÑOS. Cuando estén leyendo mis sueños quiero que piensen que yo pudiera ser un pequeño duende que también es verdad que existen, y creo serlo lo dirán cuando esto se termine; pero les queda mucho por leer ya que esta historia aun no ha empezado, y la verdadera vida de ellos como marido my mujer no ha empezado aun, y lo irán leyendo cada día porque yo quiero que este sea mi regalo para todos y para todas las personas que sueñen en realidad; tengan unas buenas navidades y para eso estoy imaginado mi regalo de este fin de año y no se preocupen que yo les voy a regalar la historia más bella que jamás se hayan podido imaginar nunca. Yo soy un verdadero sueño y para eso estoy en este mundo y cuando haya terminado este sueños les preparare otro y a si estaremos hasta que un día me recojan los duende y me lleven al lugar que me corresponde por ser un duende que vive entre todos ustedes y quiero pedirles que no dejen de leerme ya que esta historia es lo más bello que hayan podido leer en su vida, y no crean que está escrita y que yo estoy copiando, no, es una historia que yo cuando pico las teclas de mi ordenador es cuando mis sueños se ponen en marcha y es cuando les describo todo cuanto pasa alrededor de estos esposos de doce años. EL FORJADOR DE SUEÑOS. José Rodríguez Gómez. Suyo y nos veremos en la quinta historia que será más interesante que esta la cuarta. A dios mis queridos lectores y lectoras. Les mando un beso de mi parte para que pasen unas felices fiestas a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s